domingo, 15 de agosto de 2010

Se iran, se iran los años de tranquilidad, donde todo solo era jugar, buscando una oportunidad de reír un poco más...
Otra vez aparecieron los días inestables, los días sin sentido, los días en que sólo quiero estar lejos de todo y de todos, volvieron los días de encontrar insoportables a todos, en no tolerar a nadie, en ver que todo es una mierda, que nadie te puede ayudar, que sólo quieres estar acostada sin salir, que nadie me moleste, que nadie diga una sola puta palabra, aparte los días están asqueroso, llego recién operada mi Mamá Silvia, hay que atenderla y para eso yo no nací, no sirvo, soy un asco, lo sé, soy extremadamente perecezosa, la flojera me gana y no sirvo para hacer las cosas bien. Sumandole al post operado de mi Mamá, el Ramón se ha enfermado, para no contagiar a mi Mamá Silvia, él duerme en mi pieza y yo con ella, es un asco, odio dormir en camas ajenas, odio que otra persona, muy familia puede ser, esté acostado en mi cama y yo no este ahi, me emputece FUCK OFF! y lo peor, lo que más me descompone es la presencia de mi Mamá Claudia, siempre ahí retandome, diciendome y recordandome lo mierda que soy, lo tonta y perezosa que es mi vida. Me da tanta rabia, ella no recuerda que todo lo que soy es por culpa de ella y su estúpida adolescencia, me da pena que la muy puta me recuerde la gran parte de los días que no sirvo para nada. Siempre a sido cinica con nuestra relación, afuera se llena la boca hablando maravillas de mi, lo "inteligente", cuando estoy con ella en otra parte es toda amorosa, si supieran lo perra que es, cuando estoy con mi Mamá Silvia me basurea, me deja en el suelo, me trata de lo peor, me pone mal, no sé si es rabia o pena, pero que la persona que te dio la vida te trate así es lo peor, yo no tengo la culpa de haber cagado la vida a todos, yo no fui la que pidio venir a sufrir...

domingo, 1 de agosto de 2010

Las drogas no funcionan, sólo te hacen peor,
pero que volveré a ver tu cara,
pero sé que estoy en una mala racha porque pasé por mi vieja calle.
Y si quieres mostrarte sólo házmelo saber
y cantaré en tu oído de nuevo...
Sí, sé que volveré a ver tu cara.